Venezuela rechazó la injerencia, EEUU parece no escuchar

La sanción del Departamento del Tesoro de EEUU contra el Presidente Nicolás Maduro, es la más descarada de todas las maniobras injerencistas que se han intentado contra Venezuela para impedir el ejercicio democrático del domingo 30 de julio.

En una acción inusual contra un presidente demócraticamente electo, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos anunció que congelaría cualquier activo del mandatario venezolano Nicolás Maduro que supuestamente él posea bajo la jurisdicción de los Estados Unidos y le impedirá a estadounidenses que “tengan tratos” con él.

Las medidas fueron divulgadas en la tarde d el lunes en un comunicado en el sitio web del Tesoro, que ejecuta la Orden Ejecutiva 13692, la cual autoriza las sanciones contra funcionarios actuales o antiguos del Gobierno de Venezuela y otros que supuestamente socavan la democracia en Venezuela.

La decisión es otro de los exabruptos del mandatario estadounidense, como castigo a la realización este fin de semana de la elección para conformar una Asamblea Constituyente refrendada por el voto popular. Un total de 8 089 320 venezolanos salieron este domingo a elegir los 537 de los 545 diputados a la ANC, cifra que representa el 41,53% del padrón electoral.

La nueva sanción estadounidense -precedida de otras contra líderes de los diferentes poderes del Estado venezolano- es la guinda del pastel injerencista de un grupo de países, encabezados por los sectores más reaccionarios de la cúpula política estadounidense, que han intentado impedir el ejercicio democrático.

“Es la expresión de la impotencia del gobierno de Donald Trump y de la derecha venezolana, que no pudieron impedir la participación masiva de los venezolanos a la Constituyente”, dijo el analista Vladimir Adrianza, en declaraciones al canal VTV.

Con el cabildeo del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y bajo órdenes del Departamento de Estado, estas naciones han intentado impedir la expresión de la mayoría de un pueblo venezolano, que se ha expresado mayoritariamente contra la violencia encabezada por la oposición, en más de 100 días de llamados a la insubordinación civil.

En un comunicado dirigido al Consejo Nacional Electoral (CNE) junto con un informe técnico, el grupo de acompañantes internacionales a las elecciones del 30 de Julio — integrado por expertos políticos, parlamentario, indígenas, campesinos, trabajadores y representantes de misiones y de organismos electorales de Europa y de América del Sur, América Central y América del Norte — señaló la importancia de respetar el derecho a la soberanía y a la autodeterminación de los pueblos.

Los acompañantes reconocieron que lo ocurrido este domingo en Venezuela fue un “acto democrático” en el que “el pueblo venezolano se pronunció por la paz, a pesar de las amenazas y a pesar de las acciones intervencionistas, tanto del Gobierno de Estados Unidos de América como de sus socios y aliados.”

De acuerdo con expertos internacionales, el congelamiento de cuentas bancarias o propiedades es inoperante, pues el Presidente no posee ningún activo personal en Estados Unidos. Sin embargo, la decisión deja abierta una puerta para que se pueda desafiar legalmente la orden ejecutiva del Presidente estadounidense, que viola derechos de los ciudadanos de ese país, refrendados en la Constitución.

Declaraciones del gobierno ruso

Rusia llamó hoy a la comunidad internacional a la “contención” y a la renuncia a los planes “destructivos” para presionar a Venezuela.

“Esperamos que aquellos miembros de la comunidad internacional que quieren rechazar los resultados de las elecciones venezolanas e incrementar la presión económica sobre Caracas, muestren contención y renuncien a estos planes destructivos que pueden agudizar la polarización de la sociedad” venezolana, advierte un comunicado del Ministerio de Exteriores ruso.

La nota agrega que “ahora es importante evitar una nueva espiral de la violencia y su transformación en nuevas formas de enfrentamientos”.

“Hay que crear las condiciones propicias, también externas, para que la Asamblea Contituyente pueda sentar las bases de una solución pacífica para las contradicciones que existen en la sociedad venezolana”, señala la nota.

Moscú lamentó también que la oposición de Venezuela “ignorara el llamamiento a participar en las elecciones” e “intentara impedir su celebración provocando choques en los que se produjeron víctimas mortales”.

Declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba

La hermana República Bolivariana de Venezuela libró una dura y victoriosa batalla diplomática en la Sesión Ex­traordinaria del Consejo Per­ma­nente de la Organización de Estados Ame­ricanos, celebrada el miércoles primero de junio, contra el plan injerencista del imperialismo y las oligarquías.
También hizo valer el principio de no intervención en los asuntos internos de los Estados y el derecho de estos a elegir, sin injerencias externas, su sistema político, económico y social, recogido en la Proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, que firmaron los Jefes de Estado y de Go­bierno durante la Cumbre de la Co­munidad de Estados Latino­ame­ri­ca­nos y Cari­beños, celebrada en La Ha­bana, en enero del 2014. Sorprende la manera histérica, torpe y nada ética, en que el Secretario Ge­neral de la OEA intenta a ultranza servir a oscuros intereses.
El señor Almagro trató ahora de aplicar la Carta Democrática Inter­ame­ri­cana, en particular su artículo 20, dirigido supuestamente a lidiar contra las rupturas o alteraciones graves del or­den constitucional, que no fue invocada cuando el golpe militar del 2002 contra el presidente Hugo Chávez Frías, ni para condenar los golpes de Estado ni los intentos golpistas que en los últimos quince años han estremecido la región, excepto en un único caso en el 2009 en el que Estados Uni­dos y algunas fuerzas de derecha hi­cieron fuerte resistencia.
Para ello, sin mandato de los Estados Miembros, atribuyéndose prerrogativas que no tiene, con ayuda de elementos de la oposición golpista venezolana y de otros personajes reaccionarios de dudosa reputación, escribió un calumnioso e injerencista informe que, en violación de procedimientos, hizo público.
Todo parecía servido para un paseo triunfal, pero el Secretario General, los burócratas de la OEA y sus truculentos mentores olvidaron que no vivimos en 1962, cuando con vergonzosa complicidad se juzgó y condenó a Cuba so­cialista.
Hicieron la diferencia el tono de los debates, las fuertes denuncias del pa­pel indecente del Secretario General, las firmes posiciones de los países hermanos del ALBA-TCP, los serenos ar­gumentos de los que han elegido el diálogo, el respeto entre naciones y la paz como normas de su diplomacia, y la mesurada pero clara resistencia caribeña al convite traicionero contra Ve­nezuela.
El Ministerio de Relaciones Ex­te­rio­res considera que lo ocurrido ahora en Washington es una nueva evidencia de que Nuestra América cambió, aunque la OEA siga siendo un instrumento irreformable de dominación de Estados Unidos sobre los pueblos latinoamericanos y caribeños, y recuerda lo expresado por el Presidente Raúl Castro Ruz en diciembre del 2008, reiterado en el reciente VII Congreso del Partido Comunista de Cuba, cuando pa­rafraseando a José Martí dijo que “antes de que Cuba regrese a la OEA se unirá el mar del Norte al mar del Sur y nacerá una serpiente de un hue­vo de águila”.
A la Revolución bolivariana y chavista, solidaria y generosa, al Presidente Nicolás Maduro Moros, a la unión cí­vico-militar y a su bravo pueblo, les reiteramos una vez más el pleno respaldo del Pueblo y del Gobierno Revo­lucionario cubanos y nuestra inquebrantable fe en el triunfo de su justa causa.
Ministerio de Relaciones Exteriores
La Habana, 2 de junio de 2016
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.